lunes, 31 de diciembre de 2012

Feliz 2012 + 1

Pese a todas las previsiones mayas continuamos sobre este mundo.
Este año 2012 ha sido malo, no hay que buscarle demasiadas excusas al calificativo. Pero, bien mirado, podía haber sido peor.
Angela Merkel nos lo ha recordado en su discurso post-apocalíptico: El 2013 será peor que el 2012, sobre todo gracias a ella y a su pertinaz ajuste.
Es verdad que había que desapalancar, absolutamente cierto, sólo que quizás nos hemos equivocado en las medidas, en los timings y en el rol de cada uno. Los países con más problemas seguramente hubieran podido ajustar más si desde Alemania, sobre todo, no se hubiera sido tan riguroso, rigor que les lleva ahora a la recesión. Ya nadie les compra sus Audis, obvio ¿no?.
Toda Europa depende del crecimiento de Alemania, sobre todo si el otro motor, los EEUU, se enfanga en esos dilemas políticos que le lleva al abismo fiscal.
Un año más todos nos dicen que este será el último de la crisis y que el próximo ya creceremos, sólo que con una ligera carga a la espalda, seis millones de parados. Habrá que crecer mucho para reducir esa cifra, tanto que para muchos ya les va a ser igual, no les va a dar tiempo. Pronto nos encontraremos con una importante masa social sin ningún tipo de cobertura, ni esperanza ni futuro.
Quizás los mayas lo que no nos dijeron fue en la forma en la que sería el fin del mundo y va a resultar que para muchos si que lo habrá sido y aún no lo saben.