viernes, 20 de julio de 2012

El gobierno "groggy"

Nuestro gobierno está groggy. Los mercados le han asestado un directo en la mandíbula y está contra las cuerdas. No sabe dónde está su rincón, no sabe que hacer para defenderse, no sabe de dónde le llueven los golpes. Y eso a pesar de tener un empleado de banca privada de ministro: debería estar más acostumbrado.

Nuestro gobierno ha utilizado una táctica defensiva, pensando que su carisma sería suficiente para evitar la lona. Llegó al combate con una amplia mayoría, probablemente, cosas  de la sociología, todavía la mantengan, gracias a como acabó el presidente que no hizo caso a su apellido: zapatero a tus zapatos.

El siguiente al mando no está siendo mejor, hace falta un líder y él no lo es, quizás sea un registrador de la propiedad pero no es un líder. Hace falta algo más que aprobar unas oposiciones (en este país todo el mundo o es funcionario o aspira a serlo) para liderar un país.

Estamos ante lo que los historiadores denominan "una encrucijada" y la táctica utilizada por nuestros gobernantes es la de la tortuga o la del avestruz. Los mercados lo leen mal, ellos no conocen la realidad sólo la intuyen, por lo que sólo hace falta que a los amigos de la volatilidad les demos facilidades con mayor incertidumbre de la deseable.

¿No hay nadie en este país, somos (que yo recuerde) más de 40 millones, con capacidad de sacarnos de este agujero?. Que se le pague lo que se le tenga que pagar, que se le traiga de donde se le tenga que traer, que sea nacional o extranjero, tanto da, como los seleccionadores nacionales, si tenemos un italiano como entrenador de baloncesto porqué no puede ser un alemán o un sueco el jefe de gobierno.

Que se meta en la cárcel a quien se lo tenga merecido y que se permita al resto respirar: no nos lo merecemos.

Por cierto, en este país nos encanta hacernos trampas al solitario: todos sabíamos que lo que prometían los políticos era imposible de cumplir, pero, aún así, los votamos. Nos fascina que nos regalen los oídos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario