miércoles, 9 de mayo de 2012

Más madera, es la guerra.

No parece que vaya a amainar la tempestad en los próximos días, más bien al contrario.

Los diversos factores que han confluido en este mes de mayo son demasiado importantes como para que se difuminen sin que por el camino se pierdan algunas plumas más.

Es estos momentos cuando uno más envidia a los americanos, elecciones cada cuatro años, una política monetaria que se ajusta a lo que la economía necesita y no una economía que se ajusta por definición, claridad de ideas, liderazgo, etc.

Por contra aquí en Europa seguimos insistiendo en las mismas recetas pese a comprobar que no funcionan, hay demasiado ego en juego y demasiada moral calvinista, demasiadas elecciones y demasiados intereses y los del rating con su "dale que te pego".

La única alternativa es la Europa federal, pero no hay en la actualidad ningún político con la talla suficiente para abanderar el paso al frente necesario.

¿Cuánto tiempo hemos de esperar más para que quién tiene que decidir decida? Que saneen y que limpien, todo lo que no sea eso es simplemente una pérdida de tiempo y dinero. Si se hubiera hecho ya hace un par de años, la única diferencia es que el mal trago ya nos lo hubiéramos tomado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario