viernes, 2 de marzo de 2012

Los idus de marzo

Estoy un poco preocupado, pese a que parece que por muy malas que sean las noticias que aparecen, y que el mercado se mantiene por encima de los soportes, se aproxima San José, o lo que es lo mismo, los Idus de marzo. Los más viejos del lugar siempre han atribuido un carácter bajista al final del invierno e inicio de la primavera, será por lo de que la primavera la sangre altera. Lo cierto es que prefiero pensar como M. Twain y esperar que este mes sea tan bueno o malo como los otros.



El Ibex, pese a todo, está por debajo de la línea de resistencia, zona que en los últimos meses ha sido imposible de penetrar. Los indicadores están algo sobrecomprados por lo que, de no mediar alguna sorpresa positiva, no parece que vaya a producirse la ruptura inmediatamente.

La constatación por parte de Rajoy de que es imposible lo que es imposible, pese a la tenacidad calvinista centroeuropea, y el imparable aumento del desempleo; las medidas tomadas no van a dar resultados a corto plazo, sobre todo por qué lo que realmente reduce el paro es el crecimiento, y me temo que es al único que no se le espera. Como obliga la regla del péndulo, además, los ministros ahora son de lo más cenizo y no dan alegrías a nadie.

Por otra parte la evolución de ciertas commodities, sobre todo el crudo, amenaza con acabar de fastidiar la poca esperanza que existe, que el resto de Europa crezca y tire de nosotros.
Malos tiempos para la lírica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario