domingo, 11 de marzo de 2012

Prejubilados

A raíz de la absorción de Unnim por parte del BBVA se ha puesto de manifiesto, de nuevo, quién está soportando el mayor peso de la reestructuración, los empleados séniors.
Las declaraciones del responsable del BBVA en Catalunya realizadas la pasada semana apuntaban en esa dirección, el ajuste se hará en base a recolocaciones y, sobre todo, los despidos se realizarán en base a prejubilaciones.

He buscado imágenes de séniors en Google y la gran mayoría correspondía a parejas de personas mayores realizando una actividad lúdica, sonrientes, felices, despreocupados.

Es posible que en algún caso pueda ser así, incluso a partir de cierta edad es indudable, sobre todo si tienes salud para disfrutarlo; pero en muchos casos estamos escondiendo detrás de las prejubilaciones un efecto perverso desde el punto de vista económico y profundamente injusto: se despide en razón a la mayor o menor proximidad a la edad legal de jubilación no en función de tus capacidades profesionales.

En determinados sectores donde la actividad física es el elemento diferenciador puede ser razonable pensar en ese elemento discriminatorio, en cambio, en sectores dónde la experiencia y el background lo es todo, en sectores dónde el elemento humano es el recurso sobre el que se apoya el éxito o fracaso empresarial, es difícil entender que se prescinda de él.

La sociedad que estamos creando es una sociedad que penaliza el saber y el conocimiento, a pesar de hacer bandera de ello, penaliza con ello la productividad, puesto que se despide a un colectivo no por ser menos competitivo sino por pertenecer a una determinada cohorte de edad.

Lo curioso es que a los mismos que se les despide después se les busca como clientes, por lo visto sólo es un cambio de punto de vista.

viernes, 2 de marzo de 2012

Los idus de marzo

Estoy un poco preocupado, pese a que parece que por muy malas que sean las noticias que aparecen, y que el mercado se mantiene por encima de los soportes, se aproxima San José, o lo que es lo mismo, los Idus de marzo. Los más viejos del lugar siempre han atribuido un carácter bajista al final del invierno e inicio de la primavera, será por lo de que la primavera la sangre altera. Lo cierto es que prefiero pensar como M. Twain y esperar que este mes sea tan bueno o malo como los otros.



El Ibex, pese a todo, está por debajo de la línea de resistencia, zona que en los últimos meses ha sido imposible de penetrar. Los indicadores están algo sobrecomprados por lo que, de no mediar alguna sorpresa positiva, no parece que vaya a producirse la ruptura inmediatamente.

La constatación por parte de Rajoy de que es imposible lo que es imposible, pese a la tenacidad calvinista centroeuropea, y el imparable aumento del desempleo; las medidas tomadas no van a dar resultados a corto plazo, sobre todo por qué lo que realmente reduce el paro es el crecimiento, y me temo que es al único que no se le espera. Como obliga la regla del péndulo, además, los ministros ahora son de lo más cenizo y no dan alegrías a nadie.

Por otra parte la evolución de ciertas commodities, sobre todo el crudo, amenaza con acabar de fastidiar la poca esperanza que existe, que el resto de Europa crezca y tire de nosotros.
Malos tiempos para la lírica.


Barcelona portada del NY Times

Bueno, parece que lo hemos conseguido de nuevo, Barcelona en primera plana de los periódicos mundiales, pero no por celebrar durante estos días uno de los más importantes Congresos relacionados con las nuevas tecnologías ni por el impacto que ese evento tiene en la economía local, no, una vez más somos noticias por los disturbios generados por una banda de energúmenos, que amparados en la masa se dedican al terrorismo urbano con el beneplácito de todo el mundo.

Todo el mundo debería ser consciente que la foto, sus protagonistas, no dejan de ser, pese a la violencia que encierran, meros guiñoles de una burla mucho más elaborada.

A una parte, a la masa indignada, se les suben unas tasas por estudiar una carrera universitaria. En España, la ignorancia nos lleva a desear que todo el mundo tenga una carrera universitaria, en 60 años hemos pasado de ser todos analfabetos a ser todos bachilleres pugnando por ser funcionarios o a nutrir de profesionales preparados las empresas de fuera de nuestro país, es lo que se llama una buena inversión.

Además se pretende que el ascenso social lo pague el Estado, es decir, todos. Podría parecer redistributivo, pero no, una vez más equivocamos el foco, lo redistributivo es permitir que los excelentes alcancen los más altos niveles de conocimiento, el resto, si quiere, que pague. Es decir, más becas y el resto a pagar el coste real de la enseñanza. Vivimos en un país en el que la clase media y media alta envía a sus hijos a la escuela concertada, a las buenas escuelas privadas gracias a que el resto les pagamos una parte. Que cada palo aguante su vela, quien pueda pagar escuelas privadas que las pague y quien no, a la pública.

Pero claro, estamos en el país de las medias soluciones, como no podemos hacer una ley de financiación local permitimos que los ayuntamientos se financien vendiendo suelo y urbanizando el municipio, como no podemos pagar las necesarias plazas públicas de educación, subvencionamos a las privadas.

Que buenos negocios se hacen con el dinero de los demás. Casi que prefiero el modelo americano, será más injusto en algunos aspectos, pero al final, prevalece en mayor medida el esfuerzo y la constancia en el trabajo como verdadero redistribuidor de la renta, lo otro son fotos de portada.