miércoles, 7 de diciembre de 2011

Riesgo moral

Quisiera destacar varios artículos aparecido recientemente, uno es la entrevista realizada a Juergen Stark, economista jefe del BCE que dimitirá en breve al no estar de acuerdo con la política del BCE. El otro es el artículo publicado en El País del Premio Nobel J. Stiglitz y una declaración (más que artículo) del expresidente francés Giscard d'Estaing sobre la visita a Europa del secretario del Tesoro norteamericano Timothy Geithner.

En la primera, Stark, nos dice básicamente que no debe pedir ayuda al BCE puesto que esto supone un riesgo moral. Si se permite su ayuda, los gobiernos "pecadores" no tendrán su "penitencia", por lo que en el futuro no corregirán adecuadamente los desajustes. Quizás olvida que son circunstancias muy especiales las que han abocado a determinados países a esta situación, excepto para Grecia el resto de países tienen un problema de crecimiento, no de deuda. Los mercados creen que no se les pagará por qué creen incapaces de generar ingresos a los países deudores, no por qué su deuda sea desorbitada.

Stglitz nos recuerda que los niveles de deuda han sido provocados por un exceso de liberalismo en los mercados financieros, que aprovechando la desregulación no han sabido cuantificar correctamente los riesgos. Los estados se han endeudado para salvar al sistema financiero del colapso fruto de la codicia de unos y del exceso de confianza de los otros.

Giscard pone el contrapunto de la Europa clásica, la de la "grandeur". ¿Quiénes son los americanos para darnos lecciones? Nosotros sabemos hundirnos sólos.

En un momento en el que se discute el papel del BCE contraponiéndolo precisamente con la Reserva Federal y el mito de que las políticas expanivas con recesión generan inflación a largo plazo. La curva del 10 años americano debería estar por las nubes en ese caso. ¿Por qué continúan los mercados prestando dinero barato a los americanos con el déficit por cuenta corriente que tienen? ¿Confianza?.

¿Cómo podemos generar en la zona euro esa confianza?

No hay comentarios:

Publicar un comentario