miércoles, 14 de diciembre de 2011

Descontando expectativas

Estamos ya enfilando el final de este ejercicio y los mercados no parece que vayan a cambiar su triste andadura. La falta de claridad de los políticos europeos añade incertidumbre en vez de reducirla.

¿Cómo es posible que tan sólo cuatro días después de cerrar una cumbre tan polémica, Merkel se despache con una declaración contradiciendo lo declarado? ¿Para que sirven entonces las Cumbres?

Se dirá que eran meras expectativas y que los mercados se adelantaron a descontar algo que todavía no estaba cerrado, pero es que estamos tan necesitados de buenas noticias o quizás, tan sólo, de noticias.

Sólo que estuviéramos unos días sin malos augurios, quizás podríamos pensar con un poco más de claridad, quizás podríamos incluso dejar de pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario