viernes, 4 de noviembre de 2011

¿Regreso a la peseta?

Hoy el diario elEconomista ha publicado una entrevista a Max Otte, que es, por lo visto, un gurú.
Entre sus éxitos está el predecir la crisis económica internacional en un libro publicado en 2006 "Der crash commt" (Que viene el crash), algo así como el "se acerca el invierno" de la casa Stark (no el del BCE aunque supongo que también se apuntaría).
La entrevista se realiza con ocasión de la publicación de su nuevo libro "Frenad el desastre del euro".
En la entrevista se dice que la vuelta a la peseta nos costaría al principio pero que al final nos favorecería. Podríamos disponer de politica monetaria propia y así actuar sobre la crisis inmobiliaria. La salida del euro nos vendría bien, en suma, por qué aumentaría nuestro poder exportador y mejoraría nuestra competitividad.
Creo que, si bien es cierto lo que dice, no lo dice todo. Obviamente se centra en los posibles beneficios de una vuelta a la peseta, pero no explica los detalles de los costes. Un regreso a la peseta significaría una elevación inmediata de la prima de riesgo, a fin de cuentas, la que tenemos ahora es con el soporte del BCE, sin el apoyo de éste, la solvencia de nuestro país quedaría en manos exclusivamente del Banco de España, que aunque sea fiable no lo puede ser en igual medida que el banco de toda Europa. Por lo que la financiación de empresas, familias y estado se vería inmediatamente penalizada. No solo eso, las pretendidas medidas devaluatorias provocarían que la reasignación de una nueva paridad de nuestra divisa con respecto al euro hiciera más competitivos nuestros productos, pero toda nuestra deuda, la particular y la pública, seguirá estando nominada en euros, por lo que una devaluación del 30% significará de inmediata deber un 30% más, mientras que nuestros ahorros valdrán un 30% menos. Todo un negocio.
También hay que insistir que es muy probable que se interprete que la salida del euro conlleva la salida de la UE, puesto que la adopción del euro es la última fase  de integración de los países europeos y elemento indispensable para la permanencia de un país en la área monetaria óptima europea.
También es probable la recuperación de aranceles y demás medidas proteccionistas, lógico puesto que el resto de países se van a proteger de alguna forma del aumento "monetarista" de nuestra competitividad.
Y no olvidemos la inflación, el hecho de que se dote a nuestro país de política monetaria propia para combatir la crisis inmobiliaria se debe referir a la inyección masiva de liquidez que deprecie los valores inmobiliarios, es una forma, cierto, pero al coste de elevar la inflación, lo que probablemente repercutirá en nuevos aumentos del precio del dinero a largo plazo.
Es sencillo opinar y seguramente en el libro (habrá que leerlo) se explicarán mejor los aspectos positivos y negativos del euro (aunque por el título no lo parece), pero la entrevista aparece convenientemente sesgada para una tipo de prensa que se especializa en profundizar en los aspectos negativos de nuestra economía (que los tiene) y se olvida de explicar los elementos positivos que se han obtenido y que se obtendrán de nuestra permanencia en el euro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario