miércoles, 9 de noviembre de 2011

Manadas de lobos

Los lobos están recorriendo Europa, hambrientos y sedientos de sangre.
Ahora toca a Italia sufrir los embates de los mercados, la debilidad de Berlusconi la ha puesto en el punto de mira, de nuevo la misma historia. Italia no está peor que hace un año o que hace seis meses, los datos se conocen desde hace tiempo. Su deuda pública no ha empeorado excesivamente en la última década, está más o menos donde estaba, ahora en el 129% de su PIB respecto al 126% del 2000. El déficit está en un "razonable" 3,6%. Lo que ha empeorado es el endeudamiento privado, del 30 al 50% del PIB. Su paro está a bastante distancia del español, en un 8,4%.
Por lo que, visto a grandes rasgos, no es Alemania cierto, pero tampoco es para que los mercados le asignen un nivel de riesgo superior al de Portugal, Grecia o Irlanda cuando tuvieron que ser rescatados. Los mercados huelen la sangre, el parón legislativo, las promesas electorales en un país dónde todo tiene un precio. Un país que difícilmente se pone de acuerdo, con un norte y un sur muy alejados y no sólo geográficamente.
La política de tierra quemada que ha protagonizado Berlusconi también pasa factura, nadie le soporta, superviviente nato, piensa que siempre va a salirse con la suya, sea cual sea el método que haya tenido que emplear. Las grotescas burlas personales a Merkel o los desencuentros con el resto de líderes europeos no ayudan en estos momentos. Incluso sus propios electores le están dando la espalda, no se puede gobernar siempre con el punto de mira en los propios intereses y dejar a los de la nación como meros efectos colaterales: Lo que me va bien a mí le va bien a Italia.


Como en otras ocasiones, somos el daño colateral. Ahora la víctima es Italia y los mercados se obstinan en meternos en el mismo saco, si Italia cae, se deduce que España también. Puede ser, a estas alturas los balances del sistema financiero están repletos de deuda pública y si se produce un efecto dominó, toda la UEM estará en peligro.
Un italiano está al frente del BCE, es hora de que la autoridad monetaria europea se moje y actúe de forma contundente. Se ha de hacer lo que se ha de hacer y no valen ya más excusas. Esperemos que el hecho de ser italiano no le haga ser más papista que el papa.

2 comentarios:

  1. Buen análisis.

    Lo que no entiendo es que la mayoría de los síntomas (incluyendo una convocatoria a las urnas) los padecemos nosotros y en la mayoría de los casos, con números aún más preocupantes.

    ¿Los lobos no huelen nada en España?

    ResponderEliminar