sábado, 12 de noviembre de 2011

Es la ley

Hoy he leído un consultorio sobre dudas legales referidas a multas de tráfico y me ha dado un poco de miedo.
La gente en general toma el acto de conducir un coche como una extensión de su vida cotidiana y no reflexiona realmente sobre lo que tiene entre manos.
Una de las consultas pedía si existía posibilidad de apelar a una multa por no mantener la distancia de seguridad con el automóvil que le precedía, la excusa es que, siendo cierto, no llego a chocar. En otra, se quejaba de que "unos militares" le habían obligado a detenerse para dar paso a un convoy que salía de unas instalaciones y preguntaba que pasaba si "me niego y les sorteo pasando por el carril derecho", en otra preguntaba si se podía "adelantar por el carril lento del sentido contrario" o la de que lo habían multado por aparcar "sin luces" al lado de su casa.
Aunque hasta cierto punto pueda considerarse anecdótico, en realidad sólo es necesario conducir por las calles de este país para darte cuenta de que, una vez obtenido el carnet, éste se considera un trámite administrativo, para poder circular según te dé la gana. Uno cuando está delante de su casa puede circular sin luces, al fin y al cabo en su comedor tampoco las utiliza, tampoco pasa nada si no tienes un accidente, al fin y al cabo si te has pasado toda la tarde pegado al coche de delante era para poder leer sus pegatinas con suficiente claridad. Dónde vivo los stops son cedas el paso, si estás aparcando, la circulación no se detiene, se invade el carril contrario, la limitación de velocidad (50) es sistemáticamente violada, los escapes de las motos despiertan a todo un vecindario, pero no pasa nada.
En los EEUU tienen una manera sencilla de explicarlo: "Es la ley", y no se discute, se observa y se pune. En nuestro país tenemos un concepto excesivamente lato de la ley, como se puede observar en todos los órdenes de nuestra coexistencia.

1 comentario: