jueves, 10 de noviembre de 2011

Donde dije digo digo Diego

La Comisión Europea ha presentado sus previsiones para el próximo año y, mira por dónde, prevén que España crezca un 0,7% en 2011 y en 2012, frente a lo que habían calculado hace tres meses, un 0,8 y un 1,5%.
Cuando veo series de abogados en la tele me gusta especialmente cuando el fiscal invalida un testimonio mediante el uso del silogismo de que si éste ha mentido en el pasado, también está mintiendo en la actualidad.
Con la Comisión me sucede un poco lo mismo, al igual que con el resto de previsiones del resto de institutos y demás centros de pensamiento global que elaboran predicciones; que no me las creo.
En base a que, pues eso, que si hacen alguna cosa de forma consistente es fallar en sus predicciones. Nunca aciertan, ni para bien ni para mal. Es lógico, por otra parte, se elaboran en base a uno de esos principios tan economicistas, el de ceteris paribus, es decir, es lo que sale si todo se queda exactamente igual que ahora. Aunque lo más probable es que precisamente esto no sea así y el futuro, hoy más que nunca, sea incierto y lo será tanto para lo bueno como para lo malo. Es más, estadísticamente sabemos que la suma de errores es cero, por lo que igual se han equivocado en sentido contrario y el año que viene crecemos al 2%. ¿Quién sabe?

No hay comentarios:

Publicar un comentario