miércoles, 30 de noviembre de 2011

Planes de contingencia

Hoy Google nos recuerda el 176 aniversario del nacimiento de Mark Twain, y nada más verlo he ido a buscar sus citas. Mark Twain es un autor que particularmente me gusta, me abrió la puerta de la aventura y de la literatura, además sus citas rebosan inteligencia. M. Twain era un reputado inversor en bolsa existiendo muchas referencias precisamente a este respecto.

No obstante me inclino hoy por una que hace referencia a las mentiras, que nos dice que "Hay tres clases de mentiras: las mentiras, las malditas mentiras y las estadísticas". Desde que fue pronunciada la frase han pasado bastantes años, pero habrá que reconocer que mantiene su vigencia.

He pensado en ella leyendo el artículo publicado en el país sobre los Planes de contingencia que están preparando las empresas ante la posibilidad, todavía no hay asignada una probabilidad, de una salida a la carrera del euro.

En el artículo nos cuentan los preparativos que están haciendo algunas de las empresas más importantes europeas y del mundo ante la perspectiva, por el momento lejana, de una derrumbe de la zona euro. Por el momento nadie piensa que vaya a suceder pero parece que todo el mundo se esté preparando por si acaso.

Creo que, si tal evento ocurriera, por muchos planes de contingencia que se estén preparando, la onda sísmica será de tal magnitud que la diferencia estará entre acabar mal o muy mal, pero obviamente hay muchos intereses en juego y es normal que las empresas se preocupen.

El problema reside en que una vez abierto el germen de la duda, éste crece imparable. El sólo hecho de dudar lo hace más verosímil y cuanta más gente esté estudiando que puede suceder y que se puede hacer para reducir los daños, más gente incorpora un leño a la pira de la moneda única. Cada plan de contingencia en si mismo obliga a determinadas acciones preventivas que, muy probablemente, irán en la misma dirección que la eventualidad que se quiere evitar, serán medidas procíclicas.

En el artículo se pone de manifiesto que, existiendo importantes bolsas de liquidez listas para ser invertidas, la prudencia obliga a colocarlas en activos seguros, parando importantes planes de inversión. Planes que de no congelarse y seguir su curso natural, servirían para reducir las probabilidades de recesión en la zona y, por lo tanto, que evitarían el desastre del que se están cubriendo.

Los planes de contingencia beben en las estadísticas y ya sabemos que ocurre con ellas, en la película Margin Call vemos un claro ejemplo de ello cuando, tras el cálculo del VAR de las inversiones del banco de inversión se toman una serie de decisiones que propician que suceda aquello que previamente sólo era una probabilidad estadística, es decir, que podía o que no podía ocurrir.

TV3 pasó un excelente reportaje el pasado fin de semana sobre "El negocio de la deuda", en una de las aportaciones realizada por el analista financiero Satyajit Das se dijo lo siguiente: "después de más de 30 años enviando a la gente más brillante en ciencias hacia el vertedero tóxico que son las finanzas,.... si los hubiésemos puesto a trabajar en la economía real, hubiéramos conseguido avances tecnológicos, mejoras de la productividad, avances científicos, muchas otras cosas mejores...", en lugar de eso tenemos a gente elaborando, de forma sesuda, como si fueran "juegos de guerra", planes de contingencia sobre el fracaso de Europa.

martes, 29 de noviembre de 2011

Durban

Durante estos días se está celebrando en Durban la XVII Cumbre del Clima, y como en las ocasiones anteriores, no hay evidencias de que se vaya a avanzar en un acuerdo global sobre el control de las emisiones atmosféricas que afectan al clima mundial.

Ya parece fuera de discusión que el ser humano está afectando directamente al clima de la Tierra, en los últimos 15 años se han vivido los 13 más cálidos de nuestra historia. Hay quien dice que, debido a que no conocemos como ha sido la evolución del clima de la Tierra en otros episodios que se hayan podido producir, no podemos deducir escenarios catastróficos de los actuales niveles de contaminación. Pero es evidente que el único elemento novedoso en nuestro planeta respecto a anteriores posibles episodios de calentamiento es el ser humano; nuestra acción es directamente responsable de la actual situación o por lo menos de su aceleración.

La problemática del clima está en su punto de no retorno, los científicos advierten que una elevación de 2 grados más en la temperatura media provocará cambios climáticos dramáticos y de alcance impredecible. Con los cambios climáticos se producirán cambios en la producción de alimentos, zonas que en la actualidad son fértiles pasarán a ser eriales y otras zonas que en la actualidad ofrecen una productividad escasa, la elevarán, indudablemente el balance está por conocer, aunque parece evidente que dada la actual distribución de población y de recursos productivos, los escenarios más probables pronostican que precisamente en las zonas más densamente pobladas es dónde se producirán los descensos más acusados en la producción de alimentos. Adicionalmente el cambio climático traerá enfermedades a países donde hasta ahora estaban erradicadas, el paludismo, por ejemplo, es probable que vuelva a aparecer en el sur de Europa.

Esta situación se produce en un momento de evidente crisis, moral, económica y de liderazgo. Hasta ahora el foco de las políticas económicas mundiales se ha centrado en el crecimiento, para ello se han utilizado hasta su casi completo agotamiento, los recursos naturales puestos a nuestro alcance.

El desfase entre la producción de alimentos y el crecimiento de la población es claramente divergente, incluso en los mejores escenarios. Una situación que, avanzada por Malthus, se está convirtiendo merced a nuestra mala gestión, en una realidad cada vez más probable.

La tormenta perfecta hace décadas que se está gestando, recursos naturales, financieros y científicos se han puesto a disposición del crecimiento y eso ha requerido ingentes cantidades de mano de obra, fomentando la progresión geométrica de la población mundial. En condiciones normales ya es complicado mantenerlos a todos, sólo hay que ver la población actual que pasa hambre, por lo que si a ello unimos el cambio climático y la crisis económica, veremos que pronto nos encontraremos ante un problema irresoluble.

Quizás lo más sensato no fuera hablar de como solucionar el cambio climático sino prepararnos ya para lo que vaya a suceder: hambre y sed, movimientos migratorios masivos, conflictos armados por el control de los recursos y un empeoramiento generalizado de la calidad de vida de las próximas generaciones. Nos van a dar una medalla por esto.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Rozando el larguero

El soporte semanal ha funcionado. Habremos de estar preparados, una ruptura de los mínimos de esta semana propiciaría nuevos descensos, probablemente a mínimos del 2009.

El índice todavía se mantiene dentro del canal y el indicador MACD no ha cruzado a negativo, por lo que, en puridad, todavía no ha pasado nada (importante). Hemos desandado todo lo avanzado desde los mínimos anuales del verano y todo esta por hacer.

Esta semana tradicionalmente era de subidas, el Día de Acción de Gracias normalmente era alcista y permitía empezar la temporada de compras navideñas con cierta ilusión. Las compras no son las de la cena de Navidad y fin de año, son las bursátiles. En esta época es cuando los gestores de los fondos de RV tenían menos probabilidades de que un error en la compra afectara a la rentabilidad global de la cartera. No es lo mismo comprar en junio y tener por delante seis meses de volatilidad que cuando faltan 15 días para cerrar el ejercicio, se supone que hay menos números de que ocurra una catástrofe que arruine todo lo conseguido durante el ejercicio. Este año no va a ser así, ni el año ha sido bueno ni se espera que en los últimos días se reduzca la volatilidad.

Los líderes europeos se empeñan en darnos el turrón y no se ponen de acuerdo sobre que fórmula es la adecuada para sacarnos de este atolladero. Alemania está enrocada en renunciar al crecimiento en un holocausto en honor del dios del rigor ortodoxo. Es comprensible el miedo a la inflación que impregna el sentir germano, la IIGM fue un correlato de muchos problemas en Europa, entre ellos la hiperinflación que padecieron en el período de entreguerras, pero de ahí a hacernos cruzar el Gobi sin agua, hay un ligero matiz.

España ha tenido su particular vía crucis, un descenso semanal del 6,67% tras las elecciones generales. No es necesario adelantar la constitución de las Cortes y el nuevo gobierno, pero si enviar los mensajes necesarios para calmar a los mercados. No será por qué no hayan tenido tiempo, puesto que hace meses que las encuestas les dan la mayoría absoluta, por lo que alguna idea ya tendrán, es de esperar. La victoria sin bajarse del autobús ha permitido que la campaña haya sido extremadamente suave y sin ningún tipo de declaración sobre las políticas a aplicar. Probablemente CiU esté marcando el camino por dónde deben ir las cosas.

Mientras, los jueces de los social han tumbado despidos en las empresas públicas de la Generalitat, aduciendo que no se pueden aplicar los mismos criterios que en un empresa privada cuando ésta pierde dinero, claro, como el sector público es de todos, podemos permitirnos estos lujazos, 6 canales de TV y 240 personas contratadas en el Servicio Cartográfico y sin posibilidad de arreglarlo.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Las barbas del vecino

Alemania está teniendo problemas para colocar su deuda y sus tipos ya están por encima de los británicos.

¿Qué está pasando?.

¿Quizás los mercados descuenten que las dos terceras partes de las exportaciones alemanas tienen su destino dentro de las fronteras de la UE?.

¿Quizás los mercados ven que siguiendo con la política de austeridad germánica, lo único que se va a conseguir es que todos seamos "rigurosamente" más pobres?.

¿Por qué si se están cumpliendo con las estrictas imposiciones, puesto que la economía de Portugal está intervenida, las agencias de rating le continúan bajando los idem?.

¿No será por qué esas imposiciones lo que provocan es que no haya crecimiento, ni se le espere, y que por eso las agencias dudan cada vez más de que los países puedan devolver su deuda?.

Claro que el que las agencias le rebajen el rating no facilita que Portugal ni el resto de países salgamos de la recesión, puesto que la rebaja de rating supone un nuevo encarecimiento de la deuda, menos recursos para crecimiento y más para pagar intereses.

Si el resto de las economías de la UE no crece, ¿qué va a hacer Alemania? ¿Se lo venderá todo a China?.

Hay veces que no hay que ser tan ortodoxo y ser más pragmático.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Igualdad de oportunidades

Pertenezco a un grupo de Linkedin formado por trabajadores "between jobs" de más de 45 años. Como sabréis la estructura del paro en España está dualizada desde el punto de vista de la edad. Hay mucho paro entre la población joven y sin experiencia laboral previa y también en el otro extremo, en el de la población senior con mucha experiencia.

En el mencionado grupo ha cristalizado la indignación (palabra de moda donde las haya) en forma de carta que se va a dirigir a la opinión pública, el objetivo es dar a conocer una situación extremadamente grave: un colectivo muy importante de personas se ve postergado en los procesos de selección por un elemento subjetivo: la edad.

El colectivo está constituido, en su mayoría, por directivos y ejecutivos que no han sido despedidos por causas objetivas sino dentro de procesos de ajuste globales, muchas empresas aprovechan las crisis para adelgazar las plantillas y reducir los costes salariales. La situación del colectivo es delicada puesto que está formado por profesionales altamente cualificados, que se han formado durante su carrera, la mayoría domina varios idiomas, tiene experiencia internacional y ha sufrido en sus carnes con anterioridad las vicisitudes de una crisis por lo que, como mínimo, tiene experiencia en afrontar situaciones como la actual, que aunque más virulenta, presenta los elementos comunes a toda crisis sistémica.

El colectivo se siente, nos sentimos, infrautilizado, un recurso puesto en barbecho y que, a que dure un par de años más la crisis, va a ser irrecuperable.
Una generación entera de individuos que han confiado en el contrato social mediante el cual la sociedad les iba a corresponder por el esfuerzo realizado, permitiéndoles ganarse el pan con el sudor de su frente y que ahora les aparta como un alimento caducado, ni eso por cuanto la UE va a prolongar la fecha de caducidad de los alimentos.

Se quieren cambiar ciertos estereotipos en relación a la edad que relacionan directamente el no tener 30 años con estar alejado de las innovaciones tecnológicas, cuando la realidad demuestra lo contrario, todos están en una red social como mínimo y dominan a la perfección el entorno tecnológico (nacimos con el Spectrum, crecimos programando en DOS y COBOL, sufrimos con el windows y gozamos con la herencia de Jobs), pero la sociedad nos ha encuadrado dentro de una imagen que corresponde a la de los señores mayores de hace 50 años, no a nuestra generación actual.

Protagonizamos el cambio político, cultural y social de la España moderna y nos sentimos apartados de la sociedad, no queremos compasión sino que se nos trate con igualdad, sin prejuicios y que no se nos rechace simplemente por qué al junior del head hunter le parecemos demasiado canosos para la imagen corporativa de la compañía.

Dentro de unos pocos años, la gran mayoría de la población española tendrá más de 45 años, ¿las campañas de marketing continuarán dirigiéndose a un público joven y guapo que va a ser una minoría? ¿quién va a comprar esos productos?

Os dejo la carta:

martes, 22 de noviembre de 2011

Expectativas

Estamos acostumbrados a oir que los mercados descuentan expectativas, es decir, aquello que esperamos que suceda. La esperanza es la creencia de que va a ocurrir un suceso con una determinada probabilidad. Los mercados cuando no saben que va a ocurrir tienden a cotizar expectativas negativas, se ponen en lo peor. La falta de noticias al respecto de cuál va a ser la política económica del nuevo gobierno desconcierta a los mercados, no saben y se ponen en lo peor. Tampoco es que sepan que no se van a tomar medidas, tampoco importa mucho. Los mercados necesitan información, queman toneladas cada día, son voraces y continuamente exigen más y más. En teoría la información reduce el riesgo y, por lo tanto, a mayor información debería haber menos volatilidad en los mercados. Esa exigencia de información se ha ido acelerando con las nuevas tecnologías.
Cuando empecé en esto de las finanzas, ahora me llamaréis dinosaurio, teníamos en el despacho de la sociedad de valores una pantalla de Reuters, verde radioactivo, que apenas daba la información de los índices. Mi andadura en bolsa empezó con la crisis del 87 y durante esos días iniciábamos las jornadas con el dato del Nikkei y poca cosa más. Hoy en día todo el mundo está o puede estar conectado en tiempo real y conocer todas las cotizaciones del mundo, tiene una cuenta en Twitter a través de la que le llegan cientos de mensajes, está conectado permanente en Internet, le llegan informaciones periodísticas de cualquier medio y gratis. ¿Cuál es el problema entonces? Tanto en aquellos días en los que apenas contábamos con un periódico de color salmón, el WSJ por la tarde y la pantalla del Reuter como ahora, inundados de información, hacía falta inteligencia. No quiero decir que seamos más tontos ahora, pero sinceramente creo que pensamos menos o, como se dice ahora, pensamos en red.
La velocidad de análisis también ha aumentado y por lo tanto, la exigencia de resultados prácticamente al momento. Mientras antes se disponía de tiempo para madurar las decisiones, ahora se intenta ganar al tiempo. Mal asunto con tanta incertidumbre, los bandazos están asegurados y eso no quiere decir, por supuesto, que antes no pasara.
Esto viene a cuento de la necesidad de ir rápido, ahora hay que quemar etapas inmediatamente. Elecciones y cambio de gobierno inmediato, los mercados no esperan. Aunque ninguna de las decisiones que se puedan tomar tenga un efecto inmediato.
Las decisiones importantes que se deberán tomar en seguida, tendrán su fruto en los próximos años, ni siquiera en los próximos meses. ¿Hay que dejarse llevar por el frenesí de los mercados?, me parece que no. Hay que sentarse y tomar la decisión adecuada y sólidamente argumentada, el resto es basura que se quemará enseguida.
Los mercados son, por concepto, ineficientes y además no tienen la verdad absoluta, hay que usarlos y respetarlos pero no hay que idolatrarlos. Los movimientos que estamos sufriendo no tardaremos en verlos en sentido contrario, un leve cambio de opinión y asistiremos a carreras para cerrar posiciones de cobertura, por qué, si hay algo cierto en este momento, es que los mercados sufren el "efecto manada" y como cabestros, nos dirigen al corral.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Teníamos todo el viento en contra

La excusa que ha puesto Zapatero es que "teníamos todo el viento en contra", y lamentablemente esa excusa no sirve. Incluso con el viento en contra es posible navegar, cuesta más, claro está, pero no es imposible. Lo que es sencillo es navegar de empopada, cuando los vientos te son absolutamente favorables y puedes largar todo el trapo. La pega es que a los marineros, los buenos por lo menos, no les importa demasiado de dónde viene el viento, lo único que necesitan es un rumbo y un puerto al que querer llegar. Algo que, por desgracia, no ha sido el caso precisamente.
Es cierto que no se le puede hacer responsable de todo, sobre todo, por cuanto muchos de los mecanismos para salir de la crisis estaban y están en otras manos, (que no piense Rajoy que tiene demasiado margen de maniobra), pero también es cierto que se podía haber liderado mejor la situación. Liderazgo, eso es lo que hemos echado en falta. El patrón se ha refugiado en la sentina durante toda la tormenta.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Todos ganan

De nuevo, tras unas elecciones, vamos a asistir a la ceremonia del "todos hemos ganado": la democracia, todos y cada uno de los electores, todos y cada uno de los partidos que competían. Es probablemente la noche de las elecciones uno de esos momentos en los que todos están de acuerdo.
Ahora empieza lo más difícil. Mañana mismo los mercados iniciaran el juego una vez más, si hasta ahora cotizaban expectativas, ahora ya serán certezas, bueno no todas. Los mercados siempre juegan con ellas, si hasta ahora era quien ganaba o, hasta cierto punto, por cuanto ganaba, ahora las incertidumbres se centraran en ¿cómo va a gobernar Rajoy?, ¿a quién elegirá como ministros de su gabinete? ¿a tecnócratas? ¿Mejor que los elija él antes de que se los elijan otros?, ¿cuáles van a ser sus primeras medidas para combatir la crisis? ¿Cómo cotizarán sus silencios? Por qué, si una cosa hace bien este hombre es callar. Eso puede ser bueno en la oposición, pero ahora centrará todos los focos, ¿va a estar a la altura? los mercados no pueden oler la duda o el miedo o nos destrozarán. ¿Va a pedir ahora la colaboración del PSOE aunque él y los suyos se la negaran y, hasta cierto punto, practicaran la política de que cuanto peor mejor?
Personalmente no pienso que cambien demasiadas cosas, aunque deberían. La oportunidad existe, tiene margen para que se tomen decisiones impopulares nada más sentarse en la Moncloa, ¿sino para qué quería la mayoría absoluta?, ya sabe por otra parte que los sindicatos ¿a quién representan ya? van a montarle una huelga general, por lo que mejor que haga lo que tenga que hacer y lo haga ya.
En la edición de hoy domingo en El País hay un artículo muy interesante de Luís Garicano http://www.elpais.com/articulo/economia/actitud/BCE/hipotesis/elpepieco/20111120elpepieco_2/Tes sobre el comportamiento del BCE, esperemos que efectivamente sepa lo que está haciendo, cocerse a fuego lento puede darte la falsa impresión de que no te quemas hasta que ya es demasiado tarde.

jueves, 17 de noviembre de 2011

El poker del mentiroso

Las elecciones eran una magnifica oportunidad para explicar a los electores las reformas que debían hacerse. Las reformas son absolutamente necesarias, entre ellas probablemente la más necesaria sea la reforma del mercado laboral. Era una oportunidad para explicar a los electores lo que debe hacerse. El que tengamos un paro que dobla al de los países de la UE no se debe al euro, por lo menos no totalmente, hay una parte que, obviamente, se debe a la crisis del sector de la construcción pero hay un elevado porcentaje que es estructural. Cuando España crecía por encima de muchos países de nuestro entorno, el paro en nuestro país era del 10%, mientras que en el resto de Europa (con tasas de crecimiento inferiores) el paro se situaba en niveles del 3 - 4%. ¿A qué se debe? Creo que sólo puede ser debido a que lo único que no ha cambiado en España desde el fin de la dictadura ha sido el mercado laboral y la estructura sindical. Al contrario que otros ámbitos de nuestra sociedad, las condiciones de contratación y el peso excesivo (en relación a la tasa de afiliación) que tienen los sindicatos en la vida política, incrementan la inelasticidad del mercado laboral. La ultradefensa de los puestos de trabajo fijo ha provocado que la gran mayoría de los nuevos puestos de trabajo creados sean contratos temporales.  Se ha primado la "juniorización" del país al premiar la contratación de personal con bajo nivel de preparación para reducir costes convirtiendo este país en un mercado dónde sólo hay población ocupada entre los 30 y los 45 años, las tasas de desempleo a ambos lados de esa franja de edad escalan a porcentajes tercermundistas.
Estas elecciones eran una gran oportunidad para decir verdades y ofrecer las alternativas que cada partido cree que son las mejores para combatir la crisis, incluido el margen de maniobra que realemente tiene España como país.
En vez de eso unos se han dedicado a decir lo que harían sabiendo que no lo van a poder hacer y los otros a no decir lo que harán porqué saben que es demasiado duro como para que se sepa antes de tener que hacerlo. Ambos hablan desde una ilusoria "independencia" cuando todos sabemos que ya existe un "dictat" europeo que marca las políticas que se han de aplicar. Los mercados ya se están encargando esta semana de comunicarle al próximo presidente de gobierno que debe aplicarse sino quiere ver los bonos al 8% y España intervenida.
El resto de partidos vive en una especie de "burbuja", cantando a su auditorio el mismo repertorio de siempre con arreglos diferentes, incluso algún mensaje parece haber sido efectuado después de una "noche loca", como el de algunos que reclaman la "república" o la cesión de más competencias a ciertas comunidades autónomas de carácter económico y social: Todavía no se han enterado de que la historia ha cambiado, si continuamos en Europa habrá que reconsiderar muchas, pero que muchas cosas.

martes, 15 de noviembre de 2011

Fumar o no fumar

Debería decir que me sorprende, pero no es así, el anuncio, aunque puede ser un globo sonda, de que Ana Pastor, ministra de Sanidad in pectore, modifique, de nuevo, la ley del tabaco.
Podría aumentar los impuestos o incluirla dentro de las substancias peligrosas para la salud, pero no, el anuncio va dirigido a hacer más permisivo el consumo del tabaco.
Una vez se había conseguido lo más complicado, acostumbrar a la gente a fumar en lugares dónde el único perjudicado sea él mismo o lo suficientemente ventilados para que no perjudique a nadie excepto a él mismo, damos un paso atrás.
Si la gente quiere drogarse, con el tabaco lo tiene fácil, sale a la calle o sale al balcón de su casa, con otro tipo de drogas es más complicado, sobre todo el acceso. Si sólo es cuestión de negocio o de bonhomía mal entendida, para que en los bares y restaurantes el Sr. Rajoy pueda fumarse un puro tranquilamente, también se debería dejar espacio para el resto de drogas, al fin y al cabo, son eso, drogas. ¿A que eso escandaliza?. He encontrado un motivo para no votarles. Gracias.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Dentro del canal

La situación técnica del Ibex, como mínimo, no ha empeorado. Nos mantenemos dentro del canal, los soportes han funcionado y el cierre semanal parece invitar a una continuación alcista a corto plazo. Es probable que se intenten testar los máximos relativos en la 9.350, de superarse la próxima parada estaría en torno a los 9.600. El soporte en 8.200 ha funcionado correctamente y nos encontramos en una situación a corto plazo de mínimos ascendentes. El RSI está en zona neutral por lo que no impide nuevos ascensos y el MACD está del lado comprador. De momento la situación es neutral hasta que se rompa alguno de los niveles importantes.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Es la ley

Hoy he leído un consultorio sobre dudas legales referidas a multas de tráfico y me ha dado un poco de miedo.
La gente en general toma el acto de conducir un coche como una extensión de su vida cotidiana y no reflexiona realmente sobre lo que tiene entre manos.
Una de las consultas pedía si existía posibilidad de apelar a una multa por no mantener la distancia de seguridad con el automóvil que le precedía, la excusa es que, siendo cierto, no llego a chocar. En otra, se quejaba de que "unos militares" le habían obligado a detenerse para dar paso a un convoy que salía de unas instalaciones y preguntaba que pasaba si "me niego y les sorteo pasando por el carril derecho", en otra preguntaba si se podía "adelantar por el carril lento del sentido contrario" o la de que lo habían multado por aparcar "sin luces" al lado de su casa.
Aunque hasta cierto punto pueda considerarse anecdótico, en realidad sólo es necesario conducir por las calles de este país para darte cuenta de que, una vez obtenido el carnet, éste se considera un trámite administrativo, para poder circular según te dé la gana. Uno cuando está delante de su casa puede circular sin luces, al fin y al cabo en su comedor tampoco las utiliza, tampoco pasa nada si no tienes un accidente, al fin y al cabo si te has pasado toda la tarde pegado al coche de delante era para poder leer sus pegatinas con suficiente claridad. Dónde vivo los stops son cedas el paso, si estás aparcando, la circulación no se detiene, se invade el carril contrario, la limitación de velocidad (50) es sistemáticamente violada, los escapes de las motos despiertan a todo un vecindario, pero no pasa nada.
En los EEUU tienen una manera sencilla de explicarlo: "Es la ley", y no se discute, se observa y se pune. En nuestro país tenemos un concepto excesivamente lato de la ley, como se puede observar en todos los órdenes de nuestra coexistencia.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Donde dije digo digo Diego

La Comisión Europea ha presentado sus previsiones para el próximo año y, mira por dónde, prevén que España crezca un 0,7% en 2011 y en 2012, frente a lo que habían calculado hace tres meses, un 0,8 y un 1,5%.
Cuando veo series de abogados en la tele me gusta especialmente cuando el fiscal invalida un testimonio mediante el uso del silogismo de que si éste ha mentido en el pasado, también está mintiendo en la actualidad.
Con la Comisión me sucede un poco lo mismo, al igual que con el resto de previsiones del resto de institutos y demás centros de pensamiento global que elaboran predicciones; que no me las creo.
En base a que, pues eso, que si hacen alguna cosa de forma consistente es fallar en sus predicciones. Nunca aciertan, ni para bien ni para mal. Es lógico, por otra parte, se elaboran en base a uno de esos principios tan economicistas, el de ceteris paribus, es decir, es lo que sale si todo se queda exactamente igual que ahora. Aunque lo más probable es que precisamente esto no sea así y el futuro, hoy más que nunca, sea incierto y lo será tanto para lo bueno como para lo malo. Es más, estadísticamente sabemos que la suma de errores es cero, por lo que igual se han equivocado en sentido contrario y el año que viene crecemos al 2%. ¿Quién sabe?

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Manadas de lobos

Los lobos están recorriendo Europa, hambrientos y sedientos de sangre.
Ahora toca a Italia sufrir los embates de los mercados, la debilidad de Berlusconi la ha puesto en el punto de mira, de nuevo la misma historia. Italia no está peor que hace un año o que hace seis meses, los datos se conocen desde hace tiempo. Su deuda pública no ha empeorado excesivamente en la última década, está más o menos donde estaba, ahora en el 129% de su PIB respecto al 126% del 2000. El déficit está en un "razonable" 3,6%. Lo que ha empeorado es el endeudamiento privado, del 30 al 50% del PIB. Su paro está a bastante distancia del español, en un 8,4%.
Por lo que, visto a grandes rasgos, no es Alemania cierto, pero tampoco es para que los mercados le asignen un nivel de riesgo superior al de Portugal, Grecia o Irlanda cuando tuvieron que ser rescatados. Los mercados huelen la sangre, el parón legislativo, las promesas electorales en un país dónde todo tiene un precio. Un país que difícilmente se pone de acuerdo, con un norte y un sur muy alejados y no sólo geográficamente.
La política de tierra quemada que ha protagonizado Berlusconi también pasa factura, nadie le soporta, superviviente nato, piensa que siempre va a salirse con la suya, sea cual sea el método que haya tenido que emplear. Las grotescas burlas personales a Merkel o los desencuentros con el resto de líderes europeos no ayudan en estos momentos. Incluso sus propios electores le están dando la espalda, no se puede gobernar siempre con el punto de mira en los propios intereses y dejar a los de la nación como meros efectos colaterales: Lo que me va bien a mí le va bien a Italia.


Como en otras ocasiones, somos el daño colateral. Ahora la víctima es Italia y los mercados se obstinan en meternos en el mismo saco, si Italia cae, se deduce que España también. Puede ser, a estas alturas los balances del sistema financiero están repletos de deuda pública y si se produce un efecto dominó, toda la UEM estará en peligro.
Un italiano está al frente del BCE, es hora de que la autoridad monetaria europea se moje y actúe de forma contundente. Se ha de hacer lo que se ha de hacer y no valen ya más excusas. Esperemos que el hecho de ser italiano no le haga ser más papista que el papa.

viernes, 4 de noviembre de 2011

¿Regreso a la peseta?

Hoy el diario elEconomista ha publicado una entrevista a Max Otte, que es, por lo visto, un gurú.
Entre sus éxitos está el predecir la crisis económica internacional en un libro publicado en 2006 "Der crash commt" (Que viene el crash), algo así como el "se acerca el invierno" de la casa Stark (no el del BCE aunque supongo que también se apuntaría).
La entrevista se realiza con ocasión de la publicación de su nuevo libro "Frenad el desastre del euro".
En la entrevista se dice que la vuelta a la peseta nos costaría al principio pero que al final nos favorecería. Podríamos disponer de politica monetaria propia y así actuar sobre la crisis inmobiliaria. La salida del euro nos vendría bien, en suma, por qué aumentaría nuestro poder exportador y mejoraría nuestra competitividad.
Creo que, si bien es cierto lo que dice, no lo dice todo. Obviamente se centra en los posibles beneficios de una vuelta a la peseta, pero no explica los detalles de los costes. Un regreso a la peseta significaría una elevación inmediata de la prima de riesgo, a fin de cuentas, la que tenemos ahora es con el soporte del BCE, sin el apoyo de éste, la solvencia de nuestro país quedaría en manos exclusivamente del Banco de España, que aunque sea fiable no lo puede ser en igual medida que el banco de toda Europa. Por lo que la financiación de empresas, familias y estado se vería inmediatamente penalizada. No solo eso, las pretendidas medidas devaluatorias provocarían que la reasignación de una nueva paridad de nuestra divisa con respecto al euro hiciera más competitivos nuestros productos, pero toda nuestra deuda, la particular y la pública, seguirá estando nominada en euros, por lo que una devaluación del 30% significará de inmediata deber un 30% más, mientras que nuestros ahorros valdrán un 30% menos. Todo un negocio.
También hay que insistir que es muy probable que se interprete que la salida del euro conlleva la salida de la UE, puesto que la adopción del euro es la última fase  de integración de los países europeos y elemento indispensable para la permanencia de un país en la área monetaria óptima europea.
También es probable la recuperación de aranceles y demás medidas proteccionistas, lógico puesto que el resto de países se van a proteger de alguna forma del aumento "monetarista" de nuestra competitividad.
Y no olvidemos la inflación, el hecho de que se dote a nuestro país de política monetaria propia para combatir la crisis inmobiliaria se debe referir a la inyección masiva de liquidez que deprecie los valores inmobiliarios, es una forma, cierto, pero al coste de elevar la inflación, lo que probablemente repercutirá en nuevos aumentos del precio del dinero a largo plazo.
Es sencillo opinar y seguramente en el libro (habrá que leerlo) se explicarán mejor los aspectos positivos y negativos del euro (aunque por el título no lo parece), pero la entrevista aparece convenientemente sesgada para una tipo de prensa que se especializa en profundizar en los aspectos negativos de nuestra economía (que los tiene) y se olvida de explicar los elementos positivos que se han obtenido y que se obtendrán de nuestra permanencia en el euro.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Insiders

Pensaba que con la edad me iría acostumbrando pero no, me reconozco incapaz. Hay cosas que no entiendo, y no es por qué lo entienda todo, que no, pero hay cosas, repito, que no deberían ser tan complicadas de entender.
¿Qué ha motivado a Papandreu a convocar un referéndum si no contaba con las fuerzas, de su propio partido, suficientes como para llevarlo hasta el final? ¿Porqué ahora?. ¿Sabía lo que se jugaba si triunfaba el "no"?. Los estados de la UE que no están en la Unión Económica y Monetaria tienen como objetivo estar y adoptar el euro. Por lo que, si salía el no ¿saldría Grecia de la UE? ¿sería sólo momentáneo? ¿Volverían a pedir la entrada?, ¿con el consejo de Goldman Sachs de nuevo?, ¿Cambiamos Grecia por Turquía?, igual salimos ganando.
Como en los thrillers de la televisión debemos preguntarnos cuál es el móvil. Qui prodest?, es decir, ¿a quién beneficia?. Lamentablemente no tengo la respuesta. Sólo se que su globo sonda (se habrá contagiado de nuestros políticos) ha supuesto probablemente un montón de pérdidas a mucha gente y, por descontado, enormes beneficios para otros tantos. Podemos pensar que la suerte es ciega y que se distribuye de forma normal, pero, la verdad, intuyo que no es así. Quizás además de nuevas agencias de rating deberíamos crear agencias globales que investigaran ciertos comportamientos. Puede que nos lleváramos una sorpresa.
Otra "sorpresa" para los mercados ha sido la bajada de tipos del BCE, algo es algo, esperemos que no se detenga aquí. No hay indicios de inflación por ninguna parte, lógico pues el motor se para, por lo que una mayor inyección monetaria no debería hacerse esperar.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Juegos fatales

Parece poco probable que la actual situación sea producto del azar. Dados sus posibles efectos colaterales, debemos pensar que la decisión de realizar un referéndum en Grecia ha sido tomada como parte de una determinada estrategia.
La actual situación griega tiene una complicada solución, si no se pliega a las reformas y sacrificios que le exige la UE va a suspender pagos, si acata las decisiones tomadas por el Directorio franco alemán, va a padecer una crisis durante los próximos 10 años. Si suspende pagos, el famoso default, y se produce de forma desordenada como implícitamente están alertando las diferentes cancillerías europeas, el desastre puede ser mayúsculo condenando a Grecia de nuevo a más de 10 años de recesión. No hay que olvidar que, por poner un ejemplo cercano en el tiempo, aunque Argentina esté creciendo de forma consistente en los últimos años a tasas cercanas al 7%, todavía no tiene acceso al mercado de capitales internacional debido al default del 2001, el celebre corralito.
Así pues, Grecia se enfrenta a un obscuro escenario, en el que siempre va a salir perdiendo, en unos casos algo y en otros algo más.
La legitimación que exige Papandreu es defendible desde la óptica interna, al final es un político, si sale bien no habrá pasado nada, al contrario, podrá sacar pecho ante la UE, pero a cambio habrá puesto en peligro a la UE entera, algo que será difícil de olvidar y que va a sentar un peligroso precedente.
La UE se asienta en un discutible sistema de toma de decisiones y en varias ocasiones se ha estado a punto de la involución por culpa de un país, normalmente pequeño.
La UE es un club muy elitista, con innumerables barreras de entrada (que se lo pregunten a Turquía), no entra todo el mundo pero del que, una vez dentro, no se puede salir.
Papandreu está poniendo en jaque a toda la Unión Europea por un problema del que sólo son responsables los griegos y sus maquinaciones goldmanianas para eludir los requisitos de entrada. OK, hicieron trampas para entrar en el euro, engañaron al portero enseñando un carnet falso, pero fue entonces cuando deberían haber pensado que el euro es un edificio con puerta de entrada, incluso con puerta de servicio, pero sin puerta de salida, a menos que derribes todo el edificio.

martes, 1 de noviembre de 2011

Shooting yourself in the foot

Buena la han armado los griegos con lo del referéndum. Esta gente vive instalada en una tragedia "griega" obviamente en la que al final mueren todos. Lo deben llevar en los genes.
Esto de los referéndums y la democracia participativa está bien cuando sabes que va a salir lo que tu quieres que salga, pero cuando le vas a preguntar al país si le gusta que se les envíe al purgatorio durante una década, pues la verdad, no creo que el personal tenga el ánimo favorable.
Lo del purgatorio tiene su sentido, los griegos han vivido por encima de sus posibilidades durante una década, algo parecido a lo que hemos hecho nosotros pero en plan bestia. Es cierto que las economías más endeudadas deben corregir los excesos, pero probablemente la magnitud de la cura de adelgazamiento es exagerada, lo que impide que los griegos tengan esperanzas de salir del lío en un plazo razonable, por lo que la tentación de tirar la baraja es destacable.
Keynes en su libro "Las consecuencias económicas de la paz" escrito a raíz de su participación en el Tratado de Versailles, por lo que está escrito hace un montón de tiempo pero que es de obligada lectura en nuestros días, ya previó que los draconianos esfuerzos que se le iban a exigir a Alemania iban a terminar mal, como de hecho así sucedió.
Por cierto draconiano viene de Dracón, un legislador ateniense del siglo VII a.e.c., que era conocido por imponer penas muy severas a los que incumplían la ley. (Es que lo tienen todo inventado los griegos).
Al final todo pasa, tanto en Grecia, como en Italia y España, por una cuestión impositiva. Las lagunas fiscales son tan fuertes que si se recaudara lo que realmente debiera recaudarse, al estilo norteamericano (por ejemplo, hay que recordar que Al Capone fue "cazado" por evadir impuestos), el déficit actual no seria tal. En nuestro país el grueso de la recaudación se concentra en las rentas del trabajo, las más sencillas de controlar, y en época de paro, ya se sabe: disminuyen.
Los mercados se lo están tomando muy mal, normal, después de perdonarles del 30 al 50% de su deuda, todavía tontean con consultas a ver si les parece bien.
Hasta ayer parecía que íbamos por el buen camino, incluso era posible que se alcanzarán los 10.000 en el Ibex en un plazo razonable de tiempo. Hoy por hoy, está más complicado. El mercado tiene ganas de reaccionar al alza, pero se lo están poniendo muy difícil, probablemente la medida que permita retomar la senda alcista venga de una relajación de la política monetaria del BCE. Como los césares romanos, Draghi, puede iniciar su mandato con un regalo, dado que los espectáculos con fieras ya no se llevan, un descenso en los tipos quedará bastante bien, sobre todo si la amenaza de una recesión está a las puertas de Europa.