jueves, 27 de octubre de 2011

2012

Hace ya tiempo que están apareciendo declaraciones, en este caso me refiero a las de Joan Roig o a las de Josep Piqué, en las que se refieren a que "2011 va a ser un buen año.....comparado con el 2012".
En economía muchas veces no sólo hace falta dinero, que si que es necesario pero no es suficiente.
Parece que la cumbre de la UE de ayer noche puede significar el principio del fin del "asunto griego", algo que puede calmar a los mercados sobre todo por el tan cacareado "efecto contagio". Como ya no tenemos gripe aviar se nos mantiene en vilo con la otra pandemia.
Respecto al tema del dinero se ha alcanzado una "pax germánica", rigor, rigor y más rigor para salir del agujero, a cambio se va a soltar la mano, pero sólo una, no sea que los manirrotos del sur volvamos a querer drogarnos con el maná europeo.
El sur ha vivido por encima de sus posibilidades, para que negarlo, pero quien se ha aprovechado ha sido el norte, que ha colocado sus caros productos entre nosotros. Ahora tienen a los chinos y parece que les va bien, pero no harán bien en confiarse.
Decía al principio que el dinero es condición necesaria pero no suficiente, hace falta que también se generen expectativas positivas. Desde el 2007 lo único que hemos sabido generar es desilusión y pesadumbre, previsiones de default y de recesiones. Con este clima es complicado que la gente se lance a consumir, aunque sea de forma más moderada.
Las declaraciones pesimistas, aunque tengan cierta base real y de sentido común, quizás deberíamos guardarlas para cuando toca. Cuando la economía va bien si que se echan a faltar declaraciones de calma y tranquilidad que enfríen el recalentón. Ahora toca otra cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario