sábado, 29 de octubre de 2011

5 millones

El paro en España es una cuestión estructural. Cuándo pensábamos que estábamos en condiciones Nairu, el paro estaba en el 10%, cuando en el resto de países de nuestro entorno estaba situado entre el 3 y el 5%. Ahora éstos se enfrentan a un desempleo del 10%, lo que haría explicable una tasa de paro de entre el 17 y el 20%. En condiciones normales España experimenta tasas muy superiores a economías comparables. ¿Cómo se puede explicar entonces? La economía sumergida es, según mi modesta opinión, la gran responsable del diferencial estadístico entre nosotros y nuestros vecinos. Es indudable que nuestra actual situación es bastante peor que la de nuestros vecinos y competidores, pero no es por la tasa de desempleo sino por la población activa de nuestro país. Lo curioso de nuestro país es que para mantener el estado del bienestar será necesario que en las próximas décadas se incorporen a nuestro mercado de trabajo cientos de miles de nuevos trabajadores que, dada nuestra pirámide de población, habrán de proceder de fuera de nuestras fronteras.
El panorama no deja de ser interesante puesto que la expectativa de los próximos años es la de una ingente masa de desempleados que estarán en esa situación hasta un punto en el que ya no puedan incorporarse al mercado de trabajo mientras que, a la par, va a crecer la necesidad de incorporar mano de obra. El efecto será una cohorte completa de población que no trabajará y que por lo tanto no tendrá derecho a la pensión de jubilación, que deberá ser pagada por una cohorte de trabajadores que habrá que atraer a nuestro país.
No deja de ser interesante el dilema: hoy no hay trabajo para los desocupados de hoy y no hay trabajadores para el trabajo de mañana. Habrá que modificar la teoría de la relatividad.

jueves, 27 de octubre de 2011

2012

Hace ya tiempo que están apareciendo declaraciones, en este caso me refiero a las de Joan Roig o a las de Josep Piqué, en las que se refieren a que "2011 va a ser un buen año.....comparado con el 2012".
En economía muchas veces no sólo hace falta dinero, que si que es necesario pero no es suficiente.
Parece que la cumbre de la UE de ayer noche puede significar el principio del fin del "asunto griego", algo que puede calmar a los mercados sobre todo por el tan cacareado "efecto contagio". Como ya no tenemos gripe aviar se nos mantiene en vilo con la otra pandemia.
Respecto al tema del dinero se ha alcanzado una "pax germánica", rigor, rigor y más rigor para salir del agujero, a cambio se va a soltar la mano, pero sólo una, no sea que los manirrotos del sur volvamos a querer drogarnos con el maná europeo.
El sur ha vivido por encima de sus posibilidades, para que negarlo, pero quien se ha aprovechado ha sido el norte, que ha colocado sus caros productos entre nosotros. Ahora tienen a los chinos y parece que les va bien, pero no harán bien en confiarse.
Decía al principio que el dinero es condición necesaria pero no suficiente, hace falta que también se generen expectativas positivas. Desde el 2007 lo único que hemos sabido generar es desilusión y pesadumbre, previsiones de default y de recesiones. Con este clima es complicado que la gente se lance a consumir, aunque sea de forma más moderada.
Las declaraciones pesimistas, aunque tengan cierta base real y de sentido común, quizás deberíamos guardarlas para cuando toca. Cuando la economía va bien si que se echan a faltar declaraciones de calma y tranquilidad que enfríen el recalentón. Ahora toca otra cosa.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Para Cameron


Discurso pronunciado por W. Churchil el 19 de septiembre de 1946:

"Debemos crear un germen de Estados Unidos en Europa... ¿Por qué no podría existir una agrupación europea, que daría un sentido de patriotismo más grande y de ciudadanía común a los pueblos de este poderoso continente?. Y ¿por qué esta agrupación no habría de ocupar el lugar que le corresponde entre las demás agrupaciones?. Quiero decir inmediatamente algo que os sorprenderá: el primer paso de laresurrección de la familia europea debe ser una asociación entre Francia y Alemania... solamente así podrá Francia volver a tomar la dirección cultural y moral de Europa... Bajo la dirección y en el cuadro de la organización de las Naciones Unidas debemos recrear la familia europea en un marco regional que quizá se llamará los Estados Unidos de Europa... La Gran Bretaña, el Imperio Británico, la poderosa América, y esto es seguro, la Rusia Soviética -porque entonces todo iría bien- debemos ser amigos y garantes de la nueva Europa y debemos defender su derecho a la vida.
Por ello, yo os digo: ¡De pie, Europa"

(Discurso publicado íntegramente en The Times el 20-IX-1946).

martes, 25 de octubre de 2011

Hijos de la Gran Bretaña

Los británicos siempre han sido muy peculiares. El que estén separados por un canal de Europa les hace sentirse diferentes y, probablemente, mejores. En estos días tan complicados no se les ha ocurrido otra cosa que presentar en su House una propuesta (no vinculante) para salirse de la UE. Todo un logro. Europa no está para fiestas. No hay liderazgo, no hay nadie que sepa dónde hay que ir, todo es confusión e incertidumbre.
Desde la IIGM se ha avanzado enormemente en nuestro continente, se han alcanzado cotas de bienestar que nos hacen parecer extraterrestres a la mayor parte de la humanidad, pero nosotros continuamos pensando que nuestros males actuales son terribles y que no tienen solución.
Estos días estoy repasando determinados sucesos previos a las guerras mundiales y, penosamente, hay muchas similitudes. De nuevo el nacionalismo hace acto de presencia y se priman los intereses a corto plazo sobre los estratégicos. El resto del mundo se sienta a contemplar, nos dan prisas por qué también les afecta, pero no la solución, sólo que esto termine, aunque sea con el final del invento del euro.
No nos acordamos que los 50 años de mayor crecimiento europeo se han logrado en un clima de paz y prosperidad gracias al invento de la Unión Europea y su mayor integración.
Los ingleses son caso aparte, se apuntaron al club para sacar la mayor tajada posible y aún andan con esas, quieren estar para modelar las decisiones de la UE, no quieren acabar con ella, lo ha confesado Cameron, sólo "cambiarla". Es un gran mercado. Muchos quieren eso, que sólo sea un mercado, una unión aduanera, al estilo de las del siglo XIX.
El proyecto europeo es algo más, (me resisto a poner "era"), pero no hay nadie que lo defienda, todos están demasiado preocupados con sus problemas internos. Ahora viene Rajoy, tampoco lo veo defendiendo Europa. Será lo que nos merecemos, que nos represente siempre el menos malo.
La crisis ha demostrado que el euro sufre de exceso de almidón, tenemos que imponer que "la arruga es bella". Hasta que no se modifique el estatuto del BCE y su fijación con la inflación no se podrá responder adecuadamente a los retos de la crisis actual. Siempre pasa lo mismo, somos el médico que aplica al enfermo de hoy la terapia que solucionó la enfermedad del enfermo de ayer. No todos enfermamos de lo mismo.