jueves, 4 de agosto de 2011

Reposiciones

En mi infancia, hace algún tiempo ya, agosto era el mes en el que los cines ofrecían un variado repertorio de reposiciones. En esa época las películas duraban en los cines algo más que en la actualidad y una vez terminaba su pase en los cines de "estreno" entraban en el canal de "reestreno" en el que, a un menor precio, sobre todo los críos podíamos ver películas en sesión doble. Las largas vacaciones y el poco dinero para marcharse a veranear como en la actualidad, hacían que realmente fueran muy populares, las colas para entrar eran realmente habituales y eran parte de la mística de las tardes de verano.
A medida que ha pasado el tiempo las reposiciones se han trasladado del cine a la televisión y durante estos meses podemos ver las series que nos perdimos durante la temporada y otros eventos de los que nos regalan las programaciones basura tan habituales en estos tiempos.
Profesionalmente el verano también me ha brindado la ocasión de gozar de las reposiciones puesto que, aproximadamente, siempre pasa lo mismo. Quiero creer que no es para fastidiar pero siempre que estaba a punto de iniciar mis vacaciones ocurría algo en los mercados que impedía que pudiera gozar de mi descanso anual. No importaba el motivo pero siempre pasaba algo que durante estas cuatro semanas provocaba un aumento de la volatilidad importante, mira que hay tiempo durante el año, pues no, todo parecía concentrarse en esta época. La familia muy contenta de tener que compartir su tiempo con mis llamadas al despacho para actualizar la situación con y no es por desmerecer, el junior que se había quedado al frente. Los seniors, estábamos, todos, de vacaciones.
Este año hemos cumplido a rajatabla con la tradición y los mercados no han faltado ni un sólo día, el día 1 de agosto, tachán, todo el mercado ha saltado por lo aires. Diferencias con respecto a la semana pasada, en lo importante: ninguna. Un adelanto de elecciones y un "mal" acuerdo en los USA, pero eso, por favor, estaba completamente descontado por los mercados. A estas alturas de película alguien cree de verdad que los americanos no iban a solucionar su pastel (quizás fuera mejor decir su galleta de té) o que nuestro presidente no iba a adelantar la fecha de las elecciones. En fin.
Ahora por lo visto es que los mercados han reaccionado así porqué hay que adelantarlas más ¿?, antes era porqué no las adelantaba, o ha sido porqué las ha adelantado y eso proporciona incertidumbre respecto al que releva.
Las cosas no están ni mejor ni peor que hace quince días, perdón, si que están peor puesto que tenemos que pagar un montón más por nuestra deuda debido a que simplemente los "mercados" creen que las cosas están peor, aunque no haya ninguna evidencia, aunque ello signifique que pese a que no hay ninguna evidencia su comportamiento provocará que efectivamente las cosas vayan peor.
Mi lucha constante sobre la predeterminación y el autocumplimiento. De verdad no hay nadie que sea capaz de romper esta cadena de despropósitos.
El verano es para las vacaciones y es el momento de gloria de los juniors.
Volviendo a mi propia experiencia, lo normal era que al volver de vacaciones, no se sabe como, pero las cosas volvían a estar en el mismo punto en el que se dejaron. Como si agosto fuera un sarpullido estival.

1 comentario:

  1. Yo creo que las "autoridades financieras" están esperando a que te vayas de vacaciones para hacer saltar todo por los aires. ;-)

    ResponderEliminar