jueves, 6 de mayo de 2010

Histeria viral

Esta mañana he leído unas declaraciones de Andrés Neuman, escrito argentino y reciente premio Alfaguara, sobre el paralelismo que existe entre la gripe aviar y el contagio griego. La forma en que se transmiten ambos virus parece tener el mismo foco: la prensa, tanto la televisiva como la escrita.
La crisis afecta a todo el mundo, aunque a unos más que a los otros, por ejemplo, la prensa escrita está pasando por un momento especialmente difícil: el cambio de su paradigma de difusión hace prever un cambio de modelo de negocio de gran calado. La gratuidad de Internet, su difusión y su instantaneidad, el fenómeno de los bloggers o del twuiteo enfatiza el carácter decimonónico del formato de prensa tradicional; y hay mucho en juego: imperios de poder y de dinero. Las transiciones son siempre lentas y costosas y la de la información no va a ser diferente, mientras, se sobrevive a base de exabruptos informativos, en base a la desinformación, el filtraje de las noticias (¿porqué sólo aparecen noticias negativas en primera plana?) realmente tenemos tanta necesidad de morbo, de ver la desgracia ajena para sentirnos mejor con la nuestra. El escándalo continuo, el desgaste permanente. Con la gripe aviar tuvimos un primer ejemplo de transmisión de catástrofe a nivel mundial, con el caso griego la segunda onda. Y encima de todo ello, sobrevolándolo y valorándolo todo: el mercado. El mercado es voraz y bulímico, siempre necesita estar comiendo para sentirse bien consigo mismo y devora todo lo que encuentra en su camino. Las economías periféricas europeas no estaban en riesgo de default hasta que se empezó a hablar de ello, hasta que salió en las portadas. Primero el riesgo de los países ahora la deuda de las empresas. Se han empeñado en destrozar y lo van a conseguir, puesto que quien tiene capacidad para pararlo no está ni se le espera. Pediría elecciones anticipadas, pero no creo que la alternativa sea mejor: quizás sería mejor que nos comprase entero otro país: China por ejemplo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario