jueves, 8 de abril de 2010

Tragedias griegas (2)

Dado que todavía sufrimos el castigo griego, en los mercados pese a que Trichet no quiere ni oír hablar de default lo cotizan ya a 472 puntos básicos, quiero continuar con esas entrañables tragedias. La que hoy traigo a colación está relacionada con la penitencia. Hércules tuvo que realizar, según la mitología helena, doce trabajos para expiar haber matado a un buen número de familiares para poder ser rey. Es un tema muy actual, el dinero y el poder incluso corrompen a los semidioses.
Hoy he visto dos imágenes relacionadas con la penitencia, una la de Charles Prince, ex CEO de Citi, pidiendo perdón porque "nuestra gestión, empezando por mí, no fuera más profética y que no hubiéramos previsto lo que teníamos delante" y la de Jaume Matas (ex Presidente Balear y ex ministro de España) diciendo que "Me han destrozado el futuro, me han hecho mucho daño y me he quedado sin trabajo", esto lo dijo después de haber conseguido sin ninguna dificultad 3 millones de euros en cash.
Las disculpas no van a servir de nada a todos los que se han visto afectados por la crisis y que, en el caso norteamericano, han perdido bienes y sus casas. Probablemente sería redondo que encima devolviera todos los bonus que ha cobrado por no saber "profetizar", dado que para algo se le remunera mejor que al resto de los mortales. Pese a todo, delante del Congreso, ha pedido perdón y ha lamentado lo sucedido.
La otra figura se lamenta de haber perdido su empleo después de estar imputado por varios delitos económicos y de no respetarse su presunción de inocencia. Por un lado es un escarnio decirlo ante más de cuatro millones de españoles en el paro y por otro es obscena la prepotencia con la que algunos se defienden. Sin duda, aunque no sirva de nada, prefiero el modelo anglosajón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario