jueves, 11 de marzo de 2010

Rebelión en las arcas

Aunque en el fondo esté de acuerdo con la Presidenta de la Comunidad de Madrid en relación a la conveniencia de la medida adoptada por el gobierno de elevar el IVA a partir del próximo mes de julio, no comparto la soflama populista lanzada por ella llamando a la rebelión fiscal. Desgraciadamente en nuestro país impera la máxima maquiavélica de que "el fin justifica los medios". A los políticos actuales se les ha de pedir que no se comporten como príncipes, aunque tengan nacimiento noble. Son personas designadas democráticamente y deberían comportarse de acuerdo con unos patrones éticos y morales más elevados que los del Renacimiento. Aunque siempre se podrá decir comparar ese período italiano con el suizo como hacia Harry Lime y preferirlo en base a los frutos logrados, debemos tomar distancia intelectual respecto al "homo homini lupus" clásico y pensar que hemos progresado desde el cinquencento.
La tentación del "cuanto peor, mejor" es la antípoda de la reconocida estrategia del win-win y nuestros políticos, sin distinción ideológica, se han lanzado desde hace mucho tiempo a una verdadera carrera de despropósitos.
La oposición tiene otras muchas palestras que la calle donde debatir y discutir las medidas aprobadas por el gobierno y, sin duda, capacidad de negociación para presentar alternativas (que las hay). Todo esto lo que demuestra, al cabo, es falta de liderazgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario