miércoles, 10 de febrero de 2010

En el ojo del huracán

Dicen, yo nunca he estado, que cuando estás en el ojo del huracán hay un período de relativa calma. Por lo visto y tras la visita de nuestra vicepresidenta al FT debemos encontrarnos en un sitio parecido: han cedido algo las tensiones en nuestros CDS, FITCH y Moody's nos han dado la máxima nota sobre nuestro riesgo crediticio. Estas noticias se han producido a la par que se daba a conocer que los ministros de economía de la eurozona se habían tele-reunido para aprobar un plan de rescate para Grecia. Los rumores ya habían afectado al euro ayer que además se encontraba en una zona de rebote, por lo que la reacción de nuestra divisa con relación al dólar no se ha hecho esperar. Todas estas noticias han permitido que nuestros mercados respiraran tranquilos por primera vez en varios días, sobre todo desde la aparición de los famosos "globos sonda" del gobierno.
A estas alturas ya deberían saber, con la experiencia que han ido adquiriendo después de soltar tantos, que éstos acaban explotando en las narices de quien los lanza.
Otro que no nos olvida es el Sr. Krugman, esto de invitarle a comer no acaba siendo demasiado rentable, en su blog nos recuerda que nuestra crisis es mucho más importante que la de Grecia y que nuestro peso en la eurozona es varias veces superior a cualquier de los otros PIIGs puestos en duda. Es cierto, lo que posiblemente pasa es que los amigos alemanes están bastante preocupados con su "bono trade" entre los bancos germanos y la deuda griega, hasta ahora era tirar a pichón parado, me endeudo a tipos alemanes y lo coloco en deuda griega, mientras no haya default: viva el diferencial. Otro factor que ha ayudado al euro es que parece que han dejado de cerrarse posiciones de "carry trade" entre el dólar y el euro. Para que van a prestar dinero los bancos a empresas con dificultades habiendo piezas más jugosas. La liquidez no ha desaparecido se ha reubicado. Es la misma liquidez a la que hace referencia Mr. Krugman como la causante del gap entre Alemania y España en su Balanza por cuenta corriente. En la década prodigiosa los bancos alemanes descubrieron una "colocación" fantástica en España, un mercado hambriento de liquidez, el ahorro de unos servía para materializar los sueños de los otros. Tienen razón Mr. Krugman en responsabilizar a los "asymmetrics shocks" de la actual situación y en decir que nuestro caso es de "manual de texto". En lo que no estoy tan de acuerdo es en que lo único que hubiera pasado es que el desequilibrio en la balanza por cuenta corriente hubiera significado una apreciación en la peseta y ahora hubiese tocado devaluarla convenientemente. Aparte del hecho de que España, según mi humilde opinión, está dónde está debido a que se ha utilizado demasiadas veces el recurso de la devaluación para ser competitivos y que a largo plazo este tipo de soluciones sólo empobrece al país que la practica, está el hecho de que estar en la zona euro ha significado una importante dosis de ortodoxia económica en nuestros gobernantes. El pertenecer al euro ha significado importantes aspectos positivos a un coste muy elevado, hemos sido un país franco para las exportaciones comunitarias y los precios de nuestro país así lo han notado. Mientras en Alemania desde el 2000 los precios han crecido un 16% y en la eurozona un 21%, en España lo han hecho un 30% al igual que los costes laborales unitarios, mientras que éstos últimos en la zona euro han crecido un 15%. Por lo tanto los salarios han mantenido la capacidad adquisitiva de los trabajadores en el último decenio, aunque no ha sido igual en todos los barrios, el crecimiento de los costes salariales en el sector de la construcción español ha sido desde el 2000 del 43,5%. Y ello a pesar de ser el sector dónde ha ido a parar gran parte de la mano de obra extranjera que ha entrado en nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario