sábado, 13 de febrero de 2010

Ajustes desagradables

El Sr. Oliver Blanchard, economista jefe del FMI, se ha vuelto a despachar con unas declaraciones en las que afirma que Portugal, Grecia y España deberán, para salir de la crisis actual, realizar "ajustes desagradables". Como si de un "film noir" se tratara y en el que los trabajadores tienen el papel de sicarios de algún oscuro poder y que al final acaban pagando el pato.
Nos dice que, como estamos dentro del euro, no podemos devaluar debemos ajustar mediante la variable precios, que en el mercado laboral se traduce por salarios. Tendríamos que pedir que estos señores que están al frente de prestigiosas instituciones fueran un poco más imaginativos. Está bien tener todo el día la curva IS-LM en la cabeza y moverla a derecha e izquierda a nuestro antojo y decir que el ajuste para volver al equilibrio es sólo fruto de un desplazamiento "curvil".
Para empezar, a mi me enseñaron que de las variables que se manejaban, el salario era el más inelástico y que el ajuste mediante esa vía era duro y lento.
Por otra parte hay que decir que el ajuste vía precios del trabajo YA se ha realizado, en estos momentos hay más de 4 millones de personas en el desempleo dispuestas a trabajar por menos del 30% de su salario anterior. Pero no por eso encuentran trabajo. Entonces, ¿puede que sea necesaria alguna otra variable para alcanzar el equilibrio?.
Los salarios en España e imagino que igual en Portugal y Grecia no están a los mismos niveles que en Alemania y Francia (aunque una nevera o un coche valgan lo mismo), pese a ello son más competitivos ¿cuál es la razón? quizás porqué las empresas alemanas además de repartir dividendos han realizado una labor durante muchos años de capitalización de la empresa e inversión en tecnología.
Siendo así que aquí, después de muchos años en los que los extraordinarios beneficios de las empresas han revertido en los bolsillos de los accionistas, que los han destinado a inversiones especulativas en el sector de la construcción (salvo honrosas excepciones), ahora el ajuste se ha de realizar a través de los salarios, cuando estos han crecido sólo lo que la inflación ha dado de sí.
Si se bajan los salarios bajará el consumo, si baja el consumo baja la producción y vuelve a bajar el empleo, es decir, se entra en una dinámica deflacionista. ¿quién va a liderar esto?
Os dejo una tabla ilustrativa del salario medio español en el 2007 publicada por el INE:

Ahora sólo es cuestión de rebajarla en un 30% y ya está solucionada la crisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario